From Robot to Person

[Versión en castellano más abajo]

Who knew that this simple and inoffensive text box would disrupt the rules of the game so much?

Our way of organising our holidays, of searching for a new job, home or car.  Of studying, cooking, doing sports and even finding love. We have incorporated search engines in our every day lives to such an extent that many of us would have a pretty hard time coping if we were no longer to have access to them.

The need to appear amongst the first ranked on the search engine results page was born at the very same time that the first search engine came into being.  Marketing strategies didn’t take long to redirect their focus to Google’s first results page, and SEO took the web by storm with a view to translating users’ key words into profit.

As far as conversion is concerned, SEO plays a key role in generating clients, together with Social Media.

But it’s not just our lives that have changed in all this time.  If anything has undergone dramatic change, it’s SEO itself. What was originally a technical game of tactics and keyword and link snatching, based more on quantity than quality and focused more heavily on search bots than the user, is today the main and most effective Inbound Marketing strategy in existence. Nowadays, the emphasis is on value adding as a non-intrusive client generation tool, by way of creation of original content, personalisation or virality.

With the latest algorithm updates, Google engineers aim to draw a firm line under Webspam which they themselves define in their Search Quality Rating Guidelines as ‘pages designed by webmasters to mislead search engines and direct traffic to websites’.

It’s no longer enough to have an indexable, highly optimised website for crawlers to scrutinise from top to bottom.  There’s no point in purchasing links to transfer authority. The link is not all that counts any more.

Now it is vital to track how long users spend browsing our website, how many pages they visit and how they interact.  Now Google demands quality. Authority should be maintained over time, websites should provide a good user experience, unique and personalised to each individual visitor.  They should adapt seamlessly to mobile devices and load instantly.  All with the user in mind.

Carlos Iglesias

Founding Partner, Runroom

Lecturer, Marketing Dept., ESADE

[Versión en castellano]

Del robot a la persona

Quién le iba a decir a la humanidad que una simple e inofensiva cajita de texto cambiaría de forma tan disruptiva las normas del juego, ¿no te parece?

Nuestra forma de organizar las vacaciones, de buscar empleo, vivienda o coche. De estudiar, de cocinar, de hacer deporte, e incluso de encontrar pareja. Hemos incorporado los buscadores en nuestra rutina diaria de tal forma que, si a muchos de nosotros se nos negase hoy su acceso, tendríamos un serio problema vital.

La necesidad de aparecer en los primeros resultados de búsqueda nace en el mismo momento en que el primer buscador ve la luz. Las estrategias de marketing no tardaron en dirigir su mirada a la primera página de Google, y el SEO irrumpió en la web con el objetivo de traducir en ingresos las palabras clave escritas por el usuario.

Y en cuanto a conversión se refiere, el SEO juega un papel clave en la adquisición de clientes junto al Social Media.

Pero no solo han cambiado nuestras vidas en todo este tiempo. Desde luego, si algo se ha transformado, ha sido el SEO en sí mismo.

Lo que en su día se estableció como un juego táctico y técnico de secuestro de keywords y de búsqueda y captura de enlaces, más basado en la cantidad que en la calidad, y más pensando en los robots de rastreo que en el propio usuario, hoy se ha erigido como la principal y más efectiva estrategia de Inbound Marketing, más centrado éste en la aportación de valor como instrumento no intrusivo de captación de clientes, a través de la creación de contenidos originales, la personalización o la viralidad.

Con las últimas actualizaciones de sus algoritmos, los ingenieros de Google pretenden poner punto y final al Webspam al que, en su documento Search Quality Rating Guidelines, ellos mismos definen como “páginas diseñadas por webmasters para engañar a los motores de búsqueda y atraer a los usuarios a sus sitios web”.

Ya no basta con tener una web indexable, bien optimizada, para que los crawlers la escudriñen de arriba abajo. Ya no sirve comprar links para transferir autoridad. Ya no solo cuenta el enlace.

Ahora también importa cuánto tiempo pasa el usuario en nuestra página, cuántas páginas visita, cómo interactúa. Ahora Google exige calidad. La autoridad debe ser sostenida en el tiempo, las webs deben proveer una buena experiencia de usuario, única y personalizada para cada visitante, con una buena adaptación a dispositivos móviles y una velocidad de carga excelente.

Todo por y para el usuario.


Carlos Iglesias
Socio fundador de Runroom
Colaborador académico del departamento de Marketing de ESADE

Related posts:

Uncategorized | , , , , , , , , , ,

Una Resposta a “From Robot to Person”

  1. Nadia dice:

    Muy bueno, Carlos. Yo aún diría más, hoy ya no es que “no sirva” con esas prácticas, es que de facto están penalizadas… comprar links (o venderlos), o incluso, que parezca que lo has hecho (aunque sean tus amiguetes quienes te linkeen) es un riesgo que no vale la pena y una forma muy fácil de que Google te ponga el ojo encima y te desindexe por completo. Yo diría que Google premia la naturalidad más que nunca.

Deja un comentario

El email no se publicará

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*